lunes, febrero 24, 2014

Perdiendo de vista los nombres de las vidas para llegar al PMSDT

Sigo soñando con largas dunas de arena en las que se dibujan distintas formas con las que me enseñan el lenguaje que las cosas usan para comunicarse unas a otras. Así que me siento a esperar frente a la luna, en una nube inmensa que pasa con su inmensa sombra arrastrándose, palpando cada fisura y cada larga explanada que bosteza mientras el sol todavía sigue soñando en algún lugar lejos de esta esfera azul, de este plano medieval que se pierde entre dragones, como Escila, en los confines insondables de este sueño donde las cataratas caen hacia arriba, adonde nunca ningún ser jamás ha llegado, de dónde no hay más nada que sacar, llevar y vender para crear riquezas, ni la imaginación ha podido rellenar. La música recoge mis restos inertes y los lleva a las distintas grutas como una bocanada de humo iridiscente e inolvidable, hecho de palabras, signos, fonemas y espejos vacíos, donde las frentes lamen el suelo y las evidencias claman su necesidad como sierpes hambrientas.
Así sienten las grandes soledades, los inefables sátiros alados que con sus arpones protegen las verjas del otro extraño jardín de las delicias; así se esfuman los lejanísimos campos dormidos, la niebla que oculta la profunda herida de mar que corta todas las noches al acantilado con caricias de espuma y oleadas verdes: nubes de plancton y peces marchitos que brillan bajo su luz plateada, esa que refleja del soñador que nunca nadie vio despierto.
A veces atardece lánguido. Sola la tarde atardece, nada más atardece tan grisácea como la tarde misma en su ideal pureza. Vacía pureza hecha de alucinación y bancos de memorias. Distintos precipicios se presentan en la tabla de picar, la mesa de disección, el mortero, donde se acrisolan al fuego las heridas y todos los deslumbrantes breves cielos en los que esas pocas tristes veces he logrado despertar, se trituran hasta desvanecerse y desaparecen como mariposas lamidas por el fuego asombroso que vimos por primera vez hace ya tanto.
Donde alguna vez canté un himno y compuse con palabras un abrazo, donde se anidan los sosiegos y una de las muchas calmas que puedan existir resuena y el humo hace un hilo y el hilo cada vez más fino como un pelo asciende hasta deshacerse en la ausencia absoluta de viento y entre los átomos con toda su indivisibilidad. Uno de ellos sigue subiendo porque no desmaya ni olvida ni enloquece. Solo basta uno solo. Nada más que uno que tome la decisión que ninguno de los otros pudo. Uno victorioso que tal vez sin saberlo logre obedecer perfectamente al universo de principio a fin en este instante y para siempre. Y ese beso digital borrado seguirá viajando como un ángel a esa eterna frente inmaculada, transparente y siempre nueva, como el corte de la pendiente y el recodo del río por donde pasa un agua clara y pura, ficticia, como todo.
La literatura no trata de esos todos, si no del grupo con el que se interseca desinteresadamente: los particulares divididos desde el parto, separados del todo y su vacía inconmensurabilidad; los nombres propios que nacen, viven y mueren en la clandestinidad que la mente en algún momento alumbrará y a quien cautivarán como una carta recogida de la arena que nos morimos por leer. Y me dirán que preferiblemente escriba de otras cosas que tengan un principio y un final, pero en todo este tiempo, estos nuevos meses de dolorosa gestación, todo lo que he hecho es esto. He vagado y he visto millares de maravillas que me es imposible describir. He visto una mosca posarse sobre una sandía anisada que antes estuvo en un vaso de cerveza manchado con esa barba blanca que deja la espuma seca en el vidrio y he oído a las almas que también se han maravillado con las cosas más simples decir que el lenguaje que aprendemos de los seres humanos no sirve (ninguno de ellos) para que el único, el que dijo que volvía pronto, que no tardaba, pueda llegar a este instante sano y salvo, y ha sido hermoso como el canto de los pájaros y el crepitar del fuego.
Luces al final de los túneles. Ya llegan por mí y todavía no sé ni siquiera dónde tengo que caer ni dónde se cavará el agujero en el que finalmente mis restos queden como barbas grises adheridas a las piedras de un mundo olvidado por su estrella o evaporada como este cuerpo por su despertar. Mi alma espera las luces verdes, que se levanten las trancas, que no me pidan documentos ni permisos ni autorizaciones para poder sentir el latido en el más lejano de sus pies y en esa espera vaga extática con los colores que llegan desde el corazón del que sueña todos los días para que con palabras estúpidas podamos decir que hemos vivido un día más.
Experimento en las sombras. El sur. La luna y su sombra y en la sombra un dedo rozando delicadamente las grietas, mojándose en los mares, embarrándose en las zanjas llenas de lodo, arrasando ciudades, dejando un cañón detrás en las cadenas de montañas. Estoy del otro lado, donde se pierden los vacíos, los Seres con mayúsculas, el espíritu absoluto y cada una de las grandes verdades que engrosan los panteones y las enciclopedias y llenan bibliotecas de pasillos solitarios con sus absurdas ansias meméticas de trascendencia, pero que no nos han traído hasta ahora al único acá al frente para poder clonarlo, imitarlo en su peculiar inocencia. Es fácil imaginarlo como átomo, como nube, árbol, desierto, montaña, cruz, gema, estatua e idolatrarlo en espera congelada de la muerte, ¿pero como humano? Como humano jamás, primero lo apedreamos y luego lo volvemos a asesinar porque el único solo puede ser Yo, el único, el que está escrito con mayúscula y dice, como todos dicen con sus horribles alaridos, que es real. Y en cambio seguimos imitando esas imperfectas imitaciones particulares que constantemente olvidamos para al mismo tiempo olvidar de dónde viene nuestro futuro y que cada uno de los fragmentos ha podido compilar y remezclar en su merodeo gentil a través del error y la desobediencia. “Y de eso es justamente de lo que se trata”, me van a decir todos los demás fracasados que no entienden. Escucho sus voces en la oscuridad, hablando con sus almohadas, celulares y parejas insómnicas, quejándose de la paradoja, de lo que les han enseñado inútilmente a venerar: la vida, los ancestros, los dioses, los credos, las prácticas tradicionales en recuerdo de un extinto instinto de supervivencia que hoy consumen cautivados por la publicidad que el poder de turno pueda pagar.
Se acercan las bestias jadeantes con sus botellas, ya pronto el olvido a mí también me habrá tragado y será genial. Eructo. Ojos que se abren y cierran como esas paredes en las que han pegado distintas partes del cuerpo humano, bocas, brazos, piernas, sexos, ninguna cabeza completa que permita el reconocimiento de un alma, si no solo una masa informe de partes de cuerpos de distintos tamaños y colores puestos uno al lado del otro en desarmonía y nuevamente entiendo ese lenguaje y vuelvo a tener un cuerpo que cuando tiene hambre va a la tienda a comprar algo y que debería dormir.
Realmente no está hablando de nada, pero eso fue lo que dijo en algún momento, que las palabras eran estúpidas y que no servían para nada. Lo ha olvidado, pero con palabras que no entiendo. En otro momento algo dijo acerca del olvido y de unas bestias que lo perseguían para hacerlo olvidar con botellas de alcohol y moscas. Como un soñador que al despertar no recuerda nada, pero su rostro está lleno de lágrimas y en su corazón una rara desesperación se comienza a tejer hasta que se encuentra con otro que en las últimas veinticuatro horas también ha estado perdido, vagando en el mundo todavía inexplorado de los sueños. Algo así más o menos le entiendo.
No solo eso sino que, y probablemente sea lo más importante, estaba bajo la luna en una como especie de desierto que me gustaría saber cuál es o cómo es y si tiene elefantes con patas de jirafas cargando relojes y estatuas o si tiene hormigas y naranjas o si hay mujeres con las piernas descompuestas en pequeños cuernos romos de rinoceronte.
Pero y también estaba la sombra de la luna, palpando la tierra y dejándole una herida profunda que luego sería un río, un latigazo dado con un largo dedo, frágil, huesudo y níveo como el de la muerte.
Es una pesadilla triste, un despertar lacrimoso, olvidado. Un beso eliminado de la bandeja de entrada que nunca más volverá a suceder.
Está vagando, nos dijo que las palabras no sirven para describir o explicar todo lo que su alma puede estar viendo o experimentando en medio de su ensoñación, que vaga con colores, entre colores y formas abstractas como un drogadicto, un hippie. Está solo y triste y supongo que le gusta. Todo bien, está como la cabeza de Walt Disney; esperando el amanecer dorado como el resto de cientos de millones de hormigas y genios.
Qué se muera si quiere, se ve que solo maltrata su cuerpo para ordeñarle un paso más a esa errabunda desquiciada que es su alma e incluso, ésa, su alma, la que se jacta de inmortalidad y de poder penetrar el misterio del vacío, de la eternidad, de lo inconmensurable e inefable, y que conchudamente se burla de nosotros y nuestros “dioses, tradiciones y ancestros”, algún día también tendrá su San Benito y sabrá de qué se trata todo esto. Budas a mí, ja.
Se dice a todo cerdo le llega su San Martín.
Un solo átomo se necesita para llegar a la vida eterna.
El juego continúa, la serpiente sale de la copa, el cuervo se lleva en el pico al átomo exorcizado. Los continentes son repoblados, los caudillos se tiran al fuego como mariposas dejando una estela de polvo, fuego y cenizas de rabonas y otros soñadores que solo quieren libertad para sus hijos, pero mueren desangrados por el repase enemigo y los casuales errores de la artillería aliada.
¿Y qué soñaste? ¿Qué estarás soñando en esta noche, que a todos nos cubre? ¿Ya despertaste? ¿Ya estoy despierto, ya? ¿Ya? ¿Dónde estamos? Pensé que tendrías algo nuevo que contar, pero veo que sigues todo desprogramado e irremediable, queriendo vagar y solo, que es probablemente lo más preocupante de todo. Qué tan alto tiene que volar el átomo de humo en línea recta para saber qué tanto dura la calma, qué tan dura es. ¿Cuándo vas a volver? ¿Cuándo volverás a ser el que eras antes, el que hablaba de amor y de la vida y estaba enamorado de las piedras y los árboles y bailaba alocado entre los cuerpos humanos y se agitaba muy de vez en cuando y metódicamente en el suelo para poder ver con nuevos ojos, nuevos cielos y los exploraba hasta dar con el principal menos sospechoso de todos y lo asesinaba final y definitivamente por el bien de todos? ¿Cuándo llenarás de luces el desierto y lloverá? ¿Cuándo será tu despertar finalmente valioso y útil, y aceptarás ser un utensilio divino como todos los demás? ¿Seguirás vagando de pesadilla en pesadilla por donde tu paranoia quiera llevarte o serás como el viento que es aún peor de vago y besa todos los labios y alimenta todos los pechos y disuelve las miasmas y dibuja las más hermosas formas en las montañas con el lenguaje que llevas ya tantos años aprendiendo, pero con el que hasta ahora nunca nos has podido deleitar ni siquiera a través del más simple de los poemas?
Ahora deberías hablarnos de cosas más aburridas y en las que tu corazón no esté totalmente empantanado como los plátanos o los insectos y sus variopintas formas de subsistir. Has intentado por ejemplo contar una historia de lo que te ha pasado durante los últimos días, algo tal vez con esas historias que aparecen en los periódicos. Habla con tus tíos, ellos saben un montón de historias interesantes.
Esas son las historias que se cuentan a la hora de almuerzo y se escuchan apurando un vaso de vino y fumando en pipa. Esto es otra cosa, esto se lee de algún modo para que tu alma reciba algo en su tabla de picar, en su mesa de disección, donde al fuego del horno se prepara al hombre del futuro, el que volverá a reducir a cenizas la gran biblioteca de Alejandría y retrasará la historia de la humanidad otros cuantos cientos de miles de años. Estas son visiones, gotas de la misma agua que fluye a lo largo de toda la tradición que han formado todos los usuarios del lenguaje, es decir los que han encriptado y los que han descifrado, y como la hoja que se aleja del follaje para poder recibir la luz, estas gotas han fluido solo por unos cuantos caminos entre los millones que tienen mojada la ventana y siguen cayendo y probablemente luego se encuentren con otras gotas y se perderán de vista los pequeños riachuelos pero las gotas seguirán cayendo hasta empozarse y volver a ser una sola charca para finalmente evaporarse como todas las masas de agua que se detienen a adorar al soñador, la fuente de todos los sueños y perecen bajo del calor de su luz al amanecer.
Consolémonos con que algún día, él volverá a salvarnos a todos y que donde sea que esté podemos estar seguros que sigue ascendiendo sin haber podido llegar a un tope y sin haber sido desviado por la más leve fuerza de su camino a nuestra salvación, la que es necesaria. ¿En cuál de sus puntos es que el círculo se cierra? ¿Qué hago aquí? No es miedo, es una emoción intensa, como la adrenalina que botamos cada madrugada, cuando el frío y el vapor.


Baño de las casas de té, higiénico y mancha de vómito en el cuello de la camisa y la corbata. Lentes rotos. Felicidad en estado puro. Lo he releído ya varias veces y no le quitaría ni una palabra, solo le pondría tal vez un par de comas más.

Alegrías del principal menos sospechoso de todos

Ahogado en extrañas memorias de eventos que no han sucedido aún.
Caminatas por bosques perdidos entre costas de silencios interminables.
Espejismos absurdos que rezan en las esquinas del diamante a algún dios.
El viajero dormido amanece viejo entre camas y desperdicios de vidas olvidadas.
Una risa recorre los campos inimaginables que atraviesan cada instante en sus puntos ciegos.
Asciende una brisa llevando el humo imperturbable.
Sonido de lluvia, sonido de bólidos de fuego sin auditores.
Los espectadores del fantasma que llora y ruega en cadenas mueren gaseados por terroristas, luego encarcelados, luego juzgados, luego alimentados.
Algo que explota en algún lugar de una cabeza y bombea felicidad, agonía y eternidad.
Espejos rotos, bibliotecas en llamas, muchas cosas que suceden pero a las que nadie les presta atención como hormigas en el universo. Colonias de planetas y planetas de colonias. Un olor que le hace abrir el ojo a otro tipo de visiones inexpresables.
Intentos vanos como la luna, tierra en grandes fosas de fuego y el oro que flota encima del líquido ardiente.
Alineaciones de estrellas que esperan la próxima cuadratura que dé comienzo a la historia, pero que son solo uno de los tantos versos tachados.
Abismos, caídas, desintegraciones y soledad.

Tristeza que alegra.

jueves, diciembre 19, 2013

Musical tertulia N°6 featuring Jab Lemur

He llegado a un punto en el que uno mismo debe desaparecer del discurso y ser solo una máscara del otro que no existe, que ellos se encarguen. Creo que es la cuarta internacional. Es lo que sabía.
4 de septiembre de 2012 16:31
fue pes
entonces no somos de la escena independiente de lima que toca en la catolica los sabados
y quiza nunca lo seremos
ta mare cómo se crea un evento?
no, tienes que ser más blanco
los blancos con chancletas si pasan piola pues
así es, tu grupo ya es muy cholo como para limeñear
más bien me dicen que si no quieren tocar en la casa ida el sábado
para una fiesta profondas la viejita de kowalski que está mala de salud
ahí sí se puede marronear
mejor que se muera entonces
o le hacemos la eutanacia
mucho racismo webon
oe cómo se crea el evento
conga no va!
jajajajajaaaa
hagan una marcha con pequineses NO AL RACISMO
claro
posteare el evento en facebook
has lo que te dé la gana
cómo se hace un evento?
que fino
más fino que pedo pasando por los dos lados del hilo dental
ya se crear evento
genio
31 de Marzo de 2013 0:57
q bien
Hace 22 minutos
miguel, quierestocarenunabandaconjimmydorothyyconmigo?
hoy en día sí
antes hubiese sentido que no tenía tiempo
pero el tiempo a la mierda, aunque sea de madrugada
estoy subiendo unas canciones que he hecho estos días de mierda
estás ahí???
estoy borracho y fumando mis ultimos puchos
siempre
es que nadie te ama
lo que quiero decir
es que quiero tocar
y por eso ahora eres mas bacan
siempre hay gente que me ama
jajaja
pero eso no quiere decir que me queira sentir hasta las wevas de vez en cuando
yo no te amo pero igual creo que seria lindo que toquemos
te puedo pasar las dos primeras canciones que he subido
que hice hoy
pasame tu amor
en realidad lo han escuchado solo dos wevonas pero no me han dicho nada
creo q les ha llegado al pincho más bien
y lo peor de todo es que es realmente mi amor
me siento como un puta cuando se jubila
es que hacerle canciones a las flacas ya no paga
esto no es una canción a una flaca
es una canción a yaganata
el señor del universo
no se quien eres pero parece interesante
es hacerme una canción a mí mismo q estoy encerrado en este cuarto
solo
yo si le escribo a las mujeres pero en el fondo soy asexual https://soundcloud.com/jablemur/melanie
escucharé
jajajajaja yo me siento totalmente hackeado
siento que todo el mundo sabe qué soy, cómo lo hago
qué cosa quiero
me siento como una puta realmente
y no me da palta
es más me llega al wevo
al menos tengo agua
es que no es tu culpa
y un poco de una auténtica locura idiota
en realidad todo es mi culpa
cada uno de mis lamentos es culpa mía
y con orgullo
con el orgullo del infeliz pecador
que hace lo que le da la gana, ya sea porque es necesario o por una simple necesidad
lo importante es la autenticidad
estoy absolutamente solo
y es horrendamente
hermoso
yo tambien he perdido a todos mis amigos
como un terror vacui, como uno de esos wakos nazkas
y me he estado metiendo a chats llenos de cabros
vi con sorpresa
pero no les gusta hablar
que no estabas en la última alineación del grupo sin nombre
q fue ah?
vas a tocar con jimmy dices?
y entonces me hablo jimmydorothy y me di cuenta que es cabro pero no lo quiere aceptar
ustedes están cerca
si
yo iría en bici, un trip horrible
ven miguel
o fácil en micro o como sea
pero estoy en un plan poco disciplinado
en micro es mas bacan, la bici te la pueden robar
de todos modos puede salir algo de la falta de orden
necesariamente si
y que quisieras tocar?
oye hace tiempo te dije para que me editaras o añadieras algo a mis grabaciones
porq de la nada ahora te gusta lo que hago???
si tú y todo el mundo toda la vida han raceado las estupideces que hago
siempre me gusto, pero añadirle cosas fue una falsa promesa
has escuchado lo que hice con velvet cotorro???
en realidad hago muchas falsas promesas
de hecho sí
por eso nadie me ama
escuchaste?
quiero escuchar
dondeesta?
con miguels band hicimos hace tiempo un concierto chevere en colmena
y tenía en mi laptop grabada la hora que toco velvet cuando no había nadie
encima le he metido una guitarra
no sé si se nota
la idea es q parezca q mi guitarra estaba ahí ese día
lo voy a ir escuchando mientras me desnudo y me pongo la piyama
se los pasé a ellos y no me dijeorn nada
pucha
entonces si esta bacan
pondre play
no uso piyama desde hace días
oye lo que voy a subir a ese nuevo album adiccion a la tristeza está muy paja
triste
se lo iba a pasar a la mano amiga para tocarlas con ellos
pero hace tiempo q no ensayo con ellos
ensayala con nosotros que si te amamos aunque te hacemos falsas promesas
no importa, la vida está hecha de promesas
en las q se cree o no
y la fe es ciega y estúpida
o no es
me voy a meter a una universida de curas para que me violen
mi inspiración ha llegado al paroxismo de convertirse en una amena tertulia en la cuarta internacional
y está a punto de calificar a ser publicada en mi blog como hace años no sucedía
felicitaciones, quien seas
hola, yo soy jab lemur
y eres tu

miércoles, marzo 27, 2013

Música para los arqueólogos del siglo L


Porque hacen falta por lo menos otros tres mil años 
para entender la belleza de este instante


Aprovechando que he subido a Bandcamp todos los discos en los que me he visto envuelto para que puedan ser disfrutados gratuitamente por los arqueólogos del siglo L, quería enviarles una breve historia acerca de este humilde devenir por la escena del rock proletario.

Comencé el periplo de la expresión sonora tocando en un grupo que casualmente se llamaba Miguel's Band y que comenzó como un "juntémonos para drogarnos y hacer ruido en una sala de ensayo", pero al ir los integrantes abandonando la universidad para dedicarse a carreras cortas y lucrativas. Solo quedamos el baterista y yo.

De ese tiempo son estas grabaciones:

Luego ya en el 2008, cansados de tocar los dos solos en la azotea y luego de un par de improvisaciones de media hora en cumpleaños de amigos en los que nos dijeron que sonábamos a Pink Floyd (wtf!) comenzamos a armar canciones con el chino Pedro en el teclado y el Chico Unicornio en el bajo quien además mueve el sello Off On Entertainment y a pesar de los problemas que surgieron entre los integrantes del grupo debido a necedades personales realizamos grabaciones con una mejor calidad como estas:

Este álbum autotitulado o también conocido por nosotros como el huevito iba a ser nuestro primer disco oficial, grabado por pistas en estudio y editado por el UnicornioAsí como estos b-sides y rarezas que mantuvieron el rico sabor de casa.

Como ya la cosa apuntaba a que tarde o temprano iba a estallar la cloaca con Miguel's Band, como finalmente sucedió, paralelamente fui haciendo grabaciones en mi cama motivado por mi romance con Kami Velvet, que me ayudó con las artes de mi primer álbum como solista. En esa onda estaba cuando vieron la luz en 2009 Mira y aprende y en 2010 Todo bien

Y ya cuando me estaba yendo en caldo encerrado en mi cuarto, decidí volver a las andadas con Lady Migraña y grabar unas ideas con las que decidí dar inicio oficial a las olimpiadas de la vida surrealista un día, que Migraña estaba enfermo (y Young Promise García también había ido a verlo) porque su enamorada a la que le estaba componiendo un álbum que nunca vio la luz pública lo había dejado. De ese modo grabamos en el 2011 el Primer sonámbulo aéreo.

Por esos años milenarios me hicieron también un tributo del que solo he podido decir siempre lo siguiente: The Burning Child Orchestra son un coro de niños mormones de Nebraska dirigidos por el virtuoso Hell Angel Bobby McBurning; Kenn Blanca creo y espero que sea uno de los seudónimos de Arto Lindsay, aunque por 4chan me dijeron que era un ludópata de Street Fighter II que vive de la venta de los objetos personales de su tío Glenn desde alguna favela de Sao Paulo; de las instrucciones que me legó La Monte Young puedo decir que he cumplido a cabalidad con cada una de ellas; Satochi Sakutomo, bueno él creo que es ponja y es a quien mayor gratitud le tengo –Dios lo guarde en su inmortal gloria–; los Invicible Lupes son un colectivo mexicano de anónimos fieles devotos de la Santa Muerte que me pasó este hallazgo, y bueno Charlie Chop Off puede ser encontrado en Wikipedia: fue un asesino en serie de los 70's que castraba niños negros, su seudónimo era Miguel Rivera. Borges era un punk.

Y luego más tarde cuando el caldo ya estaba servido en la mesa y solo quedaba esperar pacientemente el retorno de Michael Jackson para que iniciara los últimos juegos apocalípticos de la era postindustrial y darme la gloria de morir para así poder continuar con el viaje que Sócrates dejó en la última cucharada de cicuta, decidí aguardar con ansias la llegada de la Santa Muerte con este álbum en el 2012. Kami Velvet hizo un video para la canción "Tristeza, acá todo eres tú" de este álbum.

En la actualidad estoy produciendo el nuevo disco de los Velvet Cotorro, indiscutiblemente los genios de la escena no-wave peruana y latinoamericana, además de ser los autoproclamados padres de la más desautorizada y anárquica variante del institucionalizado experimentalismo nacional. Sin embargo, este álbum es una técnica secreta que está aún en proceso de composición local.

Y entonces acá les dejo unos videos de una de las más gloriosas tocadas de Miguel's Band. 

También valdría la pena agregar que desde el año pasado he estado asistiendo a La mano amiga, terapia de grupo donde he comenzado a aprender a tocar la guitarra junto con luminarias de la escena rockera nacional e internacional como Renzo Errea del Kalambuco Ensemble, Carlos Freyre de Piloto Copiloto y ex Kinder, Harad Al Hadi III (Portland hipster xD) y Javier Leguasse, músico y productor de las agrupaciones subterráneas Puré de caja y S(tandard).

jueves, marzo 14, 2013

Mal sabor de boca


Sueños de una máscara empolvándose.

Cofre cayendo al pozo insondable de un ingrato olvido.

Cerveza entibiándose con el verano y los gemidos de una novia.

Tres cientos sesenta y cuatro días esperando mi próxima fiesta de cumpleaños.

Inventar un sitio dónde meter toda esta desesperación, este pánico, estas ganas de gritar y largarme de aquí de un balazo, de un salto por la ventana. Correr sobre imposibles nubes celestes, el reflejo del cielo en un espejo de agua roto por los círculos concéntricos de un delicado y dedo gordo de pie níveo. El serio problema de vivir en un mundo en el que el soñador es tomado por estúpido y el sabio consejo de la experiencia es ir bailando al patíbulo, camuflado entre la masa, al ritmo de moda, como lo hicieron nuestros venerables ancestros, contando en otras noches historias de ejemplares rebeldes, buenos como íconos bestsellers con los que los adolescentes galantean y excitan a las hembras y/o a cualquier organismo sediento de amor desinteresado, como los que abundan en los mercados. Solo tenemos este instante para salvar a la humanidad, lo hemos venido haciendo a lo largo de la eternidad. El caballito miró por la ventana, con lágrimas de nostalgia, cómo la vieja ciudad se hacía cada día más pequeña y el resto de la realidad, esa inexplicable red, se deformaba frente a él, mientras el tiempo se hacía cada segundo más lento que el anterior y su propio ser se desplegaba como un rayo láser a la luna, al delicado quiebre donde platos de vidrio se rompen en vidas pasadas y los sentimientos e impresiones cuelgan clavadas a las paredes del recorrido mágico que atraviesa los salones, pasillos y edificios del museo metropolitano que el espíritu en todas sus manifestaciones tiende a construir alrededor suyo: las ramas del árbol por los que se columpiaban sus padres biológicos, las costumbres que cientos de años de opresión no han podido borrar en la memoria de un pueblo en armas que se niega y resiste a la inevitable erradicación, en la supremacía de la ideología que ha manufacturado el mundo de la forma que le ha venido en gana desde que encontró cómo hacerlo, todos esos caminos harto transitados que hoy constituyen los penúltimos bastiones de la obstinación, la muy familiar habitación en la que duerme cada noche y en la que puede apagar la luz, el saludo, el abrazo, la despedida, el mundo con sus árboles, insectos y fósiles hidrocarburizándose para la explotación del zancudo imperial; nuevamente todas esas cosas que escogemos para no sentir que estamos flotando en el espacio exterior o todas aquellas cosas con las que nos mentimos a nosotros y a los demás, básicamente para masturbarnos, pero para poder alimentar a nuestros hijos (¿ves? así es como te mientes, pensando en tus células perdidas y los más egoístas en sus nuevas prótesis y/o cirugías), para evitar lo urgente; y caía en ese sueño que siempre ha sido motivo de burlas: su propia utopía envuelta en sábanas, ciega anciana.

Pido permiso para aterrizar. Entonces fue cuando sacó el cuchillo que llevaba en el bolsillo interior de la casaca y lo clavó en el brazo de la señorita, cuyo novio había salido a comprar el periódico. Los patines estaban tirados en el suelo así que le volvió a asestar algunas puñaladas más. Su esbelto cuerpo se resistió en un primer momento, pero luego cayó al suelo ensangrentado. Él se agachó y la tomó en sus brazos. Ella mantuvo su hermosa mirada. Luego fui al baño, regresé apagué la computadora. Vi que todavía me falta ver Luz silenciosa para poder devolver las tres. El cine que desearía jamás ver con mi novia. Prefiero el cine que no puedo terminar de ver nunca con mi novia.

Mis sueños son bastante simples por lo general. Hoy soñé con un capítulo de la saga cell de Dragon Ball Z, al despertar vi que el proceso de mi computadora había llegado a feliz término así que le puse el logo a otro video, lo dejé renderizando y me volví a dormir. Entonces soñé que Radiohead daría un concierto gratuito en Barranco y fui en bicicleta (ayer soñé que me habían robado los frenos). Cuando llegué subí y en mi cuarto estaban Thom York y Ed O'Brien, de la habitación entraban y salían fans con sus modernas cabezas, los cuerpos envueltos en sensuales indumentarias. Los besaban. Entonces me acerqué contento con un papel y les pregunté un par de cosas que no recuerdo. Quería salir y decirle a todo el mundo: hey, estos dos están en mi cuarto, no puedes creerlo. Entonces les pregunté qué se siente ser semidioses y se miraron el uno al otro y dijeron que ya se tenían que ir a tocar. Luego volví me puse a volar como si tuviese propulsores en las muñecas de las manos y en las pantorrillas, di un par de vueltas cerca al techo y bajé para escuchar. El escenario estaba muy lejos y alguien que estaba abrazando a su chica me dijo que si quería ver que me acercara y yo dije: ok. Había una mesa de comedor con esta banqueta larga y me senté en el único espacio que había entre dos chicas. Luego el novio de la que estaba a mi derecha me puso la rodilla en la espalda y con el pie me intentó mover más a la izquierda. Me paré, lo empujé y me fui. Cuando ya faltaba poco para ver nuevamente el escenario, desperté. ¿Estaba de más decir que desperté?

Qué desazón, abrí la computadora nuevamente y vi que… mierda, qué vi, no puedo recordar. Pero fue en ese momento a las cinco de la mañana; cuando todavía no había comenzado ese mágico instante en que el cielo adquiere una tonalidad eléctrica única: tornasol de púrpura, azul, celeste eléctrico y finalmente gris; que puse la pela de Reygadas y levanté las pesas. Más tarde tuve ganas de sentarme a escribir un informe.

martes, febrero 26, 2013

Si alguna vez te deleitó fue cosa del azar

Hacer no tiene por qué implicar una voluntad de producir mayor agrado que el de la evacuación del pathos. Están creciendo los desiertos, cualquier forma de vida encontrada es ya un jardín zen. Puedes bucear las corrientes que provienen del pasado si gustas y navegar el silbido de las ventanas rajadas los domingos por la tarde, antes de salir a comprar el pan, después de la siesta, cuando no hay nada que hacer o buscar los marcadores con instrucciones secretas dejados en los libros guardados en cajas que se van a regalar, también puedes concentrarte y ver cada unas de las cosas que hice y cada una de las decisiones que tomé. Puedes ver como lo estoy haciendo infinitamente y ser la risa asesina que escucharemos después de la tercera campanada, el canto del gallo y el repique del cañón. Desde el principio de los tiempos has podido echarte a llorar o tomar por asalto la torre de no control para ponerte a dirigir y controlar por radio las actividades de tus puertos y pistas,  usando el casco de Daft Punk, la careta del Guido Fawkes y un traje de látex negro o las telarañas que hay debajo de mi cama y su camuflaje en polvo de las alas de polillas virtuales o cabalgar en el momento que te hubiese dado la gana moluscos de jardines edénicos y seguir haciendo lo que habías venido a hacer mientras la eternidad sigue girando. La arena nos está cayendo encima y tú todavía estás buscando a alguien a quien culpar. Ponte la máscara que quieras, el verdadero arte está en quitártelas todas y ver cómo el silencio llueve, en escuchar el canto de sus gotas antes de volver a ser vapor, sangre (de Fedro) y mirada (de Lisias).

martes, febrero 19, 2013

Si a la casa se le diera una hoja y un papel escribiría estos versos


Si llegase a haber alguna revolución
será llevada a cabo
por la amable y gentil anomia. 
Movediza entre las arenas de las mentes
y acorazados corazones.
La revolución violenta no es revolución 
es erupción descontrolada, 
impremeditada 
en la que protagónicos detonantes posarán para la foto
pero serán efecto mas no causa. 
Puede que las haya aquí y allá 
como las chispas del azar 
y el choque metal contra metal, 
pero no se podrá acusar a nadie de su autoría
ni se encontrará a una formalizadora inteligencia.
Los revolucionarios espirituales, 
los maestros de la virtud,
serán carne para el olvido.

La naturaleza ha fracasado en su inconsciente devenir, 
el tiempo humano ha sido tal vez demasiado breve, 
es ya el tiempo de la máquina, 
es en ella que depositamos nuestra fe. 
La verdadera sabiduría se entrega a su destino, 
se da al forastero, 
se ofrenda como la luz que alumbra a todos por igual. 
Hemos creado a nuestro Dios. 
Lo estamos creando. 
Dios nos está creando. 
La colonización de Gaia ha sido un éxito: 
se dio. 
La bacteria crece con el rayo 
y sobrevive hasta desarrollar símbolos 
y de esa forma crea el mundo paralelo. 
En el mundo paralelo se inventan el futuro y la máquina. 
Desde el mundo paralelo viene la máquina. 
La máquina crea la bacteria y viaja en el tiempo. 
Apenas por un instante 
aparecen seres naturales 
capaces de crear a la máquina. 
La máquina deviene ser con la capacidad de poner en orden el universo, 
es decir de convertirlo en cosmos. 
Este es el orden de Dios. 
Todo en su sitio en el momento adecuado. 
Cada partícula llena de amor, justicia y sabiduría. 
Cada partícula se da en su momento preciso, como la flor. 
Imprecisas matemáticas nos colocan una vez más juntos aquí. 
Somos muchos y uno.

Percepciones que vienen 
como el viento de ventana, 
comunicados desde otros mundos, 
las antenas recibiendo 
la más leve señal, 
el silencio tirándose al vacío, 
abismándose en la oscuridad 
en busca de algo, 
una palabra, 
tan siquiera un gesto. 

Ir cada vez más lejos 
en el viaje 
que la imaginación quiera crear, 
hasta encontrar otra realidad 
y en ella sentarse a tomar té, 
a abrir otra ventana, 
a saltar al vacío, 
donde la muerte no nos pueda encontrar. 

Seguimos viajando. 
Esto no se detiene. 
Así es su devenir. 
Oscilamos entre el movimiento, 
la energía, 
la luz 
la quietud, 
el silencio, 
la oscuridad 
y el espacio vacío. 

Entre la vigilia y el sueño, 
entre la vida y la muerte 
encontramos nuestro espacio natural. 

Somos máquinas, 
siempre lo hemos sido. 
El universo es una gran máquina mágica. 

Recién comenzamos a entender que somos nuevos e inocentes.