miércoles, 4 de noviembre de 2009



Cuando los esquizocínicos entraron al cuarto del hotel donde el PV fue visto por última vez paseando su enorme cabeza de noche esférica bajo el mar, encontraron entre el catre y el colchón un papel manchado de semen, atravesado por una aguja que todavía contenía gotas azules del secreto gel Blubber en la punta:

"Cómo volver a tener pulmones y escapar del Karakórum

Sale a las pistas a oler un poco de miedo mientras caga y deja una estela de mierda ardiendo a caucho detrás suyo. Si pudiese explotar y comerse nuevamente sus vísceras para luego vomitarlas y hacerlo como un Vaisnava creador interminable de universos aspirados y exhalados con su respiración angustiada y enferma, lo haría sin réplicas; casi como un empleado burocrático sin mesa ni silla donde sentarse que tiene que pedir prestada una computadora que daría lo que sea por reventar en la cabeza de su jefa después de arrancarle a mordiscos furiosos por lo menos un par de dientes frontales con un puntapié y un amable “buenas días”.

Cagar, dejar la mierda atrás y el viento, vivito y coleando hermano de la luna, arrancando los cabellos mientras cabalgan, gemidos al amanecer de la era atómica que solamente destruyeron Nagashima e Hirosaki un par de cientos de millones de ponjas hablando al mismo tiempo en mi cerebro que se dio cuenta que la sabiduría está debajo del guijarro que pateé el día que me echaron por primera vez de la chamba y quise comprar armas, unos cuantos cientos de miles de muertos y el desgarro, corte y sangre ayayay. Anestesiada insensibilidad total del brontosaurio no contento con su cuello tirado en el suelo de cuarto, la mochila y la cosa rota adentro tirados en cualquier parte como una bolsa de suero, de papas fritas de hotel y huesos. Puta madre, cortes en el grano y sangre en el espejo, pus corriendo como un río de maquillaje intravenoso. Espejo rotos en el suelo. Un par de ojo, multiplicados en fragmento. Me hice mil, luego nadie, luego uno y luego medio, cuarto, décimo, milanésima atómica en la nube rosa, que soy flotando entre el otros cuerpos en deriva que soy.



De bronce, ¿no? Está armada en su defensa, bastión impenetrable, pero blando y porosita. Dulce placer manjarioso de la lengua que la busca bífida, ardiente del deseo que lo mantiene aterido e insecto prehistórico a la vida, esa mierda nutricia, caldo de cultivo de locuras. Volcán erupción de. Abre los ojos, puta madre se me va el efecto (poco a poco vuelva la sensación de ser como Automatic Kafka), qué dure un poco más. Que venga y abra la puerta y me vuelva a decir sí quiere estar conmigo, que quiere pasar la noche acá, qué tengo frío en los pies y todo es tan simple, tan complicado. Es tonto sentirme así. No me quiere ver. Ya fue, hay mil esturnios globulares dónde distraer mi pirámide pútrida y babeante. La geometría, quiero comer cerebros y escupirlos. Nada puede detenerme en esta búsqueda de la belleza para aniquilarla. Dejar el mundo vacío, como ella me dejó a mí, agitando las estrellas haciéndolas sonar como un palo de lluvia, volando lejos y roja. Luz de moto de Tetsuo en Akira de Katsuhiro Otomo. Ella queda como estela, luz que no se apaga y deja la mancha, polvo de carbono asesino detrás del avión en que se fue su nave bella, blanda, rica. ¿Total, me vas a matar o no? Me llegas al pincho, no me vas a buscar, no me vas a sacar de acá, no me vas a llevar al cielo nor infernum, nor nothing? Amor, he estado leyendo comics y pensando en ti. En la tele todavía sigue la propaganda de Coggorno y la liberación de las masas pollas. Masas de pollas buscando las pollas y frotarse unas dentro de otras y luego la inseminación artificial y la impotencia sangrienta, ahora una de Kotex y la aguja que suelta el chorro azul de mierda que desearía tener una tarde clavada en el brazo y ver mi sangre convertirse en gel de blubber que un mocoso se eche en el pelo para seducir a una putita de mierda del montón. Soy inmortal, soy la última cagada en la evolución físico-matemática del espíritu humano y estoy viendo tele, déjenme en paz. Estoy cuadrado geométricamente en el punto de no retorno de un viaje pendejo a través de mi propia mente bailando demente en el salón de espejos locos con Burroughs hablando acerca del olor a calzoncillos rancios. Y ella dónde se estará dejando manosear y qué máquina estará utilizando para ello. Comprar un arma o sacarla de esas máquinas con luces y música 8bit con una de esas garras que tienes que dejar caer apretando un botón y moviendo una palanca enferma, pagar a una máquina asesina para que lo haga, convertirme en una máquina suicida para despertar en un planeta sanitario al lado de mamá palmera y papá elefante y una pipa inventada por Magritte que no sé qué cosa es.



Me gusta el pique que te metes para cruzar la pista. Estirarme como una serpiente que se muere por morder una pierna envuelta en sexuales harapos rotos, colmillos que se estiran venosos centímetros sedicientes, muertos de hambre y desesperación por esa carne inocente y fresca colgando del techo, goteando el jugo hemoplasmático, el hierro, el oxígeno rojo, tú sabes, esas cosas. Las comas, como me llegan al pincho. The same hunger, just changing its bare skin. Sedicientes, sedientos, locos estamos, amour fou.

Somos dualidad cósmica; su voluntad, el divino capricho de un ave de fuego que entra y sale de mi mundo cuando quiere como un salvavidas salvaje que no me saca de las profundidades del mar, pero que me alimenta cada cierto tiempo con oxígeno a besos, que desaparece dejándome solo para que vea lo horrible que soy y piense en los motivos por los que se fue, por los que se va aunque siga ahí, una y otra vez. No querrá salir herida, no querrá que la cautive, la atrape, la aprese; sino solo que la busque demente por el tiempo y el espacio en la enredadera verde que cuelga bajo las ventanas de las señoritas en espera de oscuras golondrinas y crestas colgadas como testículos rasurados de sus bocas babeantes y que sueñe despierto con sus plumas de colores de serpiente de río de selva de frondosidad, ricura. Mujer serpiente que inflama mi deseo y hace feliz de estar con vida para poder volver a encontrarla. Volver a verla es lo único que quiero hacer desde que me despierto y lo demás no lo recuerdo, acá venía la parte del Dr. Sleepless. Bueno es todo lo que hago por estar a su lado todo el tiempo, todo lo demás es mi personal Satan. Aunque me duela saber que sus alas partirán as angels should, que la gente se despide antes de desaparecer, es una mierda. Como la metástasis, luego la morfina, luego no más morfina que no quiero morir loca y no poderle decir “adiós, te voy a extrañar”, puta madre. Una felicidad interminable. Piso un buzón de esos que hay frente a cada casa y a veces agrupados en la vereda por donde paso para hacerlas sonar como matraca con la bicicleta y hacer que a la señora se le caiga la bolsa del pan o que a la empleada del hogar se le salga la sayonara. Un motor se enciende, todo está oscuro, me exalto lleno de paranoia.

Tenía fiebre,
volaba en llamas que escupían fuego cuando estaban vivas.



Y jamás sabré dónde se pierde ni qué maravillas prefiere antes que quedarse conmigo. Llega y canta una mañana para que el mañana pueda existir. Llega y canta mi nombre para darme cuenta que soy real y que lato y eso, amor, tú sabes. No importa cuánto me hayan querido convencer de lo contrario, canta mi nombre con sus mil voces polimorfas y deimoformes tan hermosas y aterradoras y yo por un instante me siento heroico, a punto de ser joven, sábado y ebrio en oruga de primavera, capaz de lo que sea porque sus ojos me han vuelto a recordar y pienso que así ha sido siempre y seguirá siendo toda la eternidad. La veo y no siento miedo, sino placer,

Los calaveras ya estamos muertos flotando en los océanos de incorpóreos y sus tentáculos, qué más da. Los grandes invisibles me la pueden chupar toda con su único ojo, ¿qué hicieron por mí? El aburrido mundo plano se volvió esférico, aparecí en sitios donde siempre hube estado, ¿y? El dinero, el hambre me tienen dominado; amor, no quisiera salir de la cama lo juro ni siquiera para bajar a la fiesta mucho menos para drogarme entre los ochocientos mil cuatrocientos rostros grises y en espera de trabajo, de mundo, de noticias y de salvación que me desgarran. Automatic Kafka es otra cosa, él solo quiere saber qué es ser humano, es como tú; yo quiero otra cosa, cualquier otra cosa. Everything is ok.

y si tuviese algún miedo ese sería el de estarme engañando y que ella algún día se fuese sin volver, si no lo ha hecho ya, incluso ahora mientras la veo con la lengua y penetro, pero ella ha vuelto y nos tomamos un té y no puedo dejar de querer morderle el pico y perderme entre sus plumas rojas como infinitas pulgas que la muerden para succionarle la leche y quedarme a sus pies mirando su vagina mojada mientras me masturbo y ella fuma un cigarro y hablamos de lo rápido que transcurren los domingos y todas las palabras de amor balbuceadas bajo el agua de la tina se hacen una, mil milanésimas de segundo multiplicadas por dos."

CRC le devuelve a su hermano la misma mirada de pozo de piedra negra en el desierto, “hemos llegado demasiado tarde”. Tendremos que llevarle este papel a KWD3. Él sabrá dónde podremos encontrar a PV y saber la verdad: quién le dictó este manual de instrucciones y desde dónde.

11 comentarios:

Welshire dijo...

pero que limado-

amiguito, estamos sacando una revista. Vos que tenés talento y supiste aprobechar las oportunidades del sistema, tenés un lugar asegurado para publicar una nota
pero decime si no te interesa

kami dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Oye, desubicada Kami, tu novio es la escoria, el bruto, poserazo, fracasado, looser, vagazo, mequetrefe, etc. así llamado "Felicidad interminable"?...Que cagda estás, tia!!!...jajaja (La otra es tan bruta como él; ella no sabe que el texto habla en clave y es destinado a otras idiotas, como él y ella, que le hacen asqueroso caso, a este abominable y feo sujeto)

Anónimo dijo...

Bró, ¿has visto ante el espejo lo tan feo que eres, osea, tan proporcinalmente ohrrible a tu posera y cojudaza vida?

miguel dijo...

kerida anónimo: gracias por tener la razón en todo lo que dices y en fin, por tus uterinos comentarios. Bruto, posero, mequetrefe, loser, vago, feo, fracasado pero con el mismo orgullo de siempre, el que te hace el higadito y te desinfecta el tracto rectal, y si Dios quiere todavía bastante abominable, nauseabundo pero sobre todo real como su alteza, por muchos años más, se despide de ti, así básicamente sin decirte nada pues nada tengo que decirte, con un besito en el pezón, este tu inagotable servidor.
miguel

hoy quería escribir un correo antes de hacer las otras cosas, las que dan dinero y roban tiempo agujereado de picnolepsias. Un besito bien civilizado a Kami la más bella de los universos que he recorrido en mis viajes a través de las esferas y a todas las personas que leen esto en sus desiertos.

kami dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Kami es esencialmente kamiKASE. Pobre.

kami dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

jajaja, Miguelín sigue causando controversia. A mí sí me alegra que le vaya bien, así haya sido una basura. Que porfín diga que tiene novia y no ande de vagina en vagina, en fin cada quien con su vida. En esta ocasión me pondré de anónimo, pero estoy tranqui porque las cosas que debí decirle- adjetivos ofensivos- se los dije en su debido momento cara a cara. Pezónicos saludos a ambos

miguel dijo...

miguel: qué pongo?

jc: pon "kieres waza??? pídesela a tu novio conchatumadre"

Miguel: no, hay gente que se toma esta wevada en serio.

jc: no jodas wevón está perfecto.

Libertad de expresión, libertad para abandonar la mierda aburrida.

Miguel: oe pero aunque sea el toque feeling: "tan difícil es olvidarse de mí"

miguel dijo...

Gracias por tu alegría que da pena y por tus ofensivos comentarios cara a cara. Lástima que los pezónicos saludos llegaran tan tarde, monse. Me avisas cuando pase algo interesante en tu vida. Lo de la penúltima vez que nos vimos es todo un cuento, no? Aunque seguro me dirás que por qué no mejor escribo sobre la última vez que nos vimos blablabla. Si quieres te hago famosa, pero cómo era que te llamabas?

Mientras te decides, me acurruco en mi kamita ;)