lunes, 1 de diciembre de 2008

PETP 4 (la saga de los brothers cósmicos)



¿Hasta cuándo estaré triste?
Hasta que se hayan acabado las guerras libradas en cada cerebro. Hasta que todos sean uno que pueda sonreír el tiempo que le dé la gana y flotar en todas las piscinas tomando una taza de té.

¿Cuándo se podrá filosofar con alegría?
Cuando la palabra sea solo eso que mueve las hojas de las palmas y lleva de ida y vuelta el mar hasta tus pies. Cuando en cada esquina haya una fiesta y otra más al cerrar los ojos hasta el día siguiente, en el planeta siguiente.

Hasta ese día, el de la disolución final, que bien podría ser hoy, no se podrán escribir nada más que tristes tratados filosóficos como este.

Nietzsche, Heidegger, Derrida, Vattimo, Lyotard, etc. solo sirven si uno puede ser feliz ahora, hoy. Mientras Lima siga llena de humo se seguirá filosofando a martillazos.


Sigue el tema: el chino Hamann


Vista Panorámica - Viajeros

3 comentarios:

RR dijo...

.
no sé si creer en la llegada de aquel momento que hará que uno deje de estar triste sin que algo terriblemente hermoso se avalance sobre el mundo y se dedique a romper espejos...

o bueno, que vengan unos duendes con esponjas y agua y lo hagan todo más agradable.

por cierto, es la cagada la pela el duende maldito.

Anónimo dijo...

se parece a yamato

hoy dijo...

Yamato no se pondría un sombrero morado.