sábado, 3 de junio de 2006

Aviso a la comunidad 0002

Hola, somos una nación que se llama Perú
y mañana nos vamos a suicidar.
¿No te parece fantástico?

O Humala gana y ¡yaaa!, nos jodemos de frente con toda la mierda de ese cachaco que con las justas articula ideas de otros en un castellano astalaswevas con intención de no demostrar su total e intrépida estupidez.

O gana Alán y además de tener que soportar a un
pilluelo gigantón
mentiroso y ladrón
tendremos que awantar a la otra mierda del Humala jodiendo. Solo porque quiere su porción de la historia... no, del botín. Acompañado de sus camaradas estelares los gorilas fascistas de Chávez y ese wevón de Bolivia, nos van a tener bombardeados y con los nervios crispados hasta que logren su cometido.

Hay gente que quiere votar por Alán para tener estos ¿tres? ¿seis? ¿meses?, ¿semanas?, ¿días? de tranquila y lánguida cotidianeidad que nos deja Toledo, el mejor presidente que tuvo el país que nunca debió tener presidentes ni nada de esa porquería organizada para el robo y la muerte progresiva y sistemática de órganos nerviosos (llámense neuronas, científicos, artístas, místicos y todo ser capacitado para el viaje, el vuelo hipercósmico).

Vivo en el Perú, el país de la oscuridad. Humala, García, Toledo, toda esa basura está por terminarse. Voy a votar viciado, me da francamente igual quien salga presidente. Odio a los dos candidatos. Desearía que alguna ONG u organización criminal con wevos nos salve de este destino trágico y les dé muerte, como mataron a Jhon Lennon o Kennedy o a toda la gente que se muere de balazos planeados por cientos de mentes intercomunicadas en la oscuridad.

También quiero dar mi invisible apoyo a los linchamientos populares en el interior, a las protestas de universitarios en Chile y en Lima (por el pasaje universitario de a china) y a quienes estén detrás de los actos de vandalismo en París, a los niños que nacen con tres brazos y otras malformaciones. A todos ellos les agradezco las ganas de explorar y de llevar todo a sus límites. Por mantenerse fieles a las fuerzas del caos y por llevar a cabo la última de las revoluciones: la revolución de lo cotidiano.

Salga quien salga presidente mañana, me llega al pincho.
Seguiremos en la lucha.
Hasta el final.
Ayer me fui a la mierda y estuve hablando con un policía al que le dí lástima.
Y no sabía qué hacer en todo el día hasta que vi una película que se llamaba: "Los feos, sucios y malos".
Amén

1 comentario:

_=nadieZpecial=_ dijo...

Hice hablar al gordo ladrón y al cachaco ignorante gracias a la magia de mi bolígrafo. Los diálogos quedaron bonitos. Tuve una erección al contemplar mi cédula pintada por el lapicero que me dieron para elegir al proximo verdugo de pantalla de los próximos cinco años.

No vicie mi voto por que creo que los políticos deben escucharnos o porqué soy un libertario que busca generar conciencia crítica en los demás, tampoco quiero que la clase política se lamente por que no marqué una de las caras que debía marcar para ejercer mi derecho de ciudadano. Yo voté viciado porque me dio la puta gana. Fui a votar porqué es divertido ver a muchos hijos de puta haciendo cola pensando en salvar al país del "sub desarrollo" creyendo que yendo a botar chantageados por una multa es hacer mucho para lograr eso.

Me gusta que todo se vaya a la mierda, me gusta ver ancianos "quejándose" y adultos complacientes, me gusta ver reformistas hablando de conciencia social.

Ha, también me gusta que hayas leído todo mi post.



Es que nunca pensaste en destruir simplemente?



I (L) Chaos.