lunes, 23 de junio de 2008

If not you this sex suck









A veces me he preguntado qué hubiera sido de mi obra de haberme quedado en la Argentina; sé que hubiera seguido escribiendo porque no sirvo para otra cosa
Did you find your shit?
Suena como a dos gatos en un callejón
I don't wanna suck
En el polo decía con letras rojas: mira y aprende
Fuck the rules and make me yours tonight
Ojalá toda la música sonara como kicking giant
El carro frena bruscamente
Una mujer casi se cae y golpea a otra de causalidad, se sonroja en silencio
Cualquiera pide disculpas. Bueno, no cualquiera al parecer
¿Y tú qué has hecho?
¿Qué haces?
¿Quién te has creído?

Quiero estar tan confundido que ya no tenga nada que decir y solo me dedique al sexo.
Como un esclavo cualquiera que ves caminando en las calles, como perros.
¿Pero y la belleza de este mundo?
La belleza de este mundo ya me ha dicho que no va a tirar conmigo.
Dirt, cuando agitas un lápiz con los dedos parece como si se doblara.
Es el truco que haces en todas las reuniones familiares para que los niños te tengan algún respeto.

¿Recuerdas la vez que te escupieron y no podías levantarte? ¿Recuerdas la vez que te orinó?
Recuerdas tu rabia de lunes y tu promesa nunca cumplida de no volver a morir.
Y las llamadas por teléfono que nunca timbraron.
Y esas citas oscuras y rojas en las que le ibas a decir que la amabas tanto que podías haberte dejado matar por ella, solo para darle el gusto.
Yo, ¿para qué quiero acabar contigo?
Pues para que te diviertas, para que me veas verte mientras me voy. Porque quiero que seas lo único que me lleve de aquí. La última, la única imagen que no quiero olvidar. Una fotografía que meteré en mi boca antes de sumergirme en las aguas del Leteo.
Para despertar y encontrarme contigo en el siguiente sueño.
Y eso creo que ya lo he dicho antes.
Si tan solo todas las repeticiones fuesen inolvidables. Estoy seguro que yo sabría que estuviste a mi lado hace 400 años y hace 1000 años más antes de eso y otros 50 000 antes de aquello.

Vamos, significa otras cosas
que una canción de pixies. Aunque tu padre sea rico y tu mamá también lo esté.
Quiero un perro. Quiero un gato. Mujer, ya no. ¿No es acaso razonable?
¿Ahora en qué cuerpo extraño te me vas a aparecer?

The killer two last verses. No me gustan nada. Tibias y dulces como los demás animales civilizados.
Y ni siquiera puedo decir que esté deprimido,
si no sólo que ojalá me gustaran los seres de mi especie.

Una viejita mira por la ventana de su departamento que está en el tercer piso de una casa fea de la Av. Manco Cápac. Un chino de sesenta y tantos años la mira fumando un cigarro que sostiene con unas uñas largas y una sonrisa misteriosa, mientras un hombre con los ojos inflamados, casi rojos, casi amarillos, vende periódicos maltrajeado. Los lleva todos sobre un cartón encima del brazo izquierdo. Con el derecho agita un Correo; entra a un bus, grita El Chino, Ajá, Perú21; baja; luego vuelve a subir en otro carro. Algunas cabezas duermen, otras miran por la ventana. Casi todas con audífonos parecen vivir en galaxias distantes unas de otras, casi todas encima de cuerpos que podrían ser el mismo: un terno o un vestido azul. Todos con el mismo destino a las 8 de la mañana: una oficina, donde seguirán incubándose las larvas del tedio. Dios envía a tus Godzillas a que nos salven de esto, reza una adolescente como yo, cuando en verdad me afectaba toda esta destruxión.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

vamos 1 a 1, igual empate, recupera tus palabras y no tengas miedo ni tufillo de miedo que al final ganamos los dos. Te quiero.

yo dijo...

a sus marcas...
listos .....
YA!

oh ke bonita's canción