viernes, 5 de septiembre de 2008

Arte poética

Una mujer ha pasado gritando escoooooooobas por la calle y lo sigue haciendo. Se detuvo en una esquina. Desde aquí sentado en mi cama, con un libro entre las manos, pude verla secándose el sudor de la frente luego de quitarse el sombrero de paja que llevaba. Gordita, chata, morena y de más de cincuenta años, la estuve mirando. Silenciosa empuja su carretilla con escobas, trapeadores, recogedores y bateas mientras pienso que tengo que escribir algo si quiero ser un escritor y no limitarme a pasar o dejar pasar los días leyendo en mi cama, interrumpido solo por el hambre y el sueño. Hasta que la escuché y recordé que ya muchas veces antes había escuchado ese… ¿grito? ¿canto? ¿lamento? ¿publicidad?

Todavía la sigo escuchando, aunque las casas la mantengan oculta en la calle, de mí que solo puedo ver lo que me muestra la ventana de mi habitación mientras no puedo dejar de preguntarme ¿de qué puede escribir un corazón tan insensible como el mío?

Extraído de: Cómo me llega al pincho Henry Miller

7 comentarios:

Anónimo dijo...

a veces me pregunto lo mismo?sin embargo, no deja de gustarme lo que escribes

Lady Lenore dijo...

me gusto lo que escribiste, en serio. muy interesante y profundo.

bimembre dijo...

lo dicho dicho, pasa q estas buscando desesperadamente, o pasivamente tal vez, a alguien a quien amar, se te van los ojos! suerte!

bimembre dijo...

lo dicho dicho, pasa q estas buscando desesperadamente, o pasivamente tal vez, a alguien a quien amar, se te van los ojos! suerte!

Anónimo dijo...

..tu no eres poeta amigo con todo respeto lo que mas me pareces es comentarista o periodista ..lo que haces no es poesia a mi parecer son solo comentarios... espero no se moleste .. gabriel''

Lady Lenore dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Lady Lenore dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.