jueves, 28 de junio de 2007

Dentro de un par de años este día nunca habrá existido

A menos, claro, que hagas algo que te haga recordar este día por el resto de tus días.

No hagas lo que quieras. Has lo que siempre has querido hacer.

Una vez que hayas hecho o te hayas puesto a hacer lo que siempre quisiste, ya puedes ponerte a hacer lo que te dé la gana.

En realidad, has lo que te dé la gana, pero no te quejes después. Estamos cansados de escuchar quejas y protestas, arrepentimientos, remordimientos y sentimientos de culpa, que son los pequeños claustros infernales.

Como habrás visto, todo el mundo está donde ha querido venir a ponerse. Pero no te alarmes; este instante, como cualquier otro, te da la oportunidad de volar a otra rama.


Anda, vuela y ponte donde quieras, alcanza las nubes rojas. No tienes límites. Este día nunca existió, este día no existe. ESTÁS SOÑANDO. ESTÁS DORMID@. Dentro de unos días este instante nunca habrá pasado por tu vida, lo habrás olvidado por completo, de la misma forma como serás olvidad@ tú y tu nombre y tu mundo, que a nadie en verdad importaron.

¡ESTO ES LA FELICIDAD INTERMINABLE POR LA RECHUCHA DE SU MADRE!
¡SON LIBRES, PUEDEN USTEDES HACER LO QUE QUIERAN!

No, en realidad no. No se puede ser libre sino hasta haber liberado a la última bestia aprisionada, para eso tenemos este instante tan real.

1 comentario:

niñazul dijo...

o__O me encanta ese poema o lo ke sea es muy boneto (=
sobre todo la parte donde ecribes:

serás olvidad@ tú y tu nombre y tu mundo, que a nadie en verdad importaron.

genial!