jueves, 11 de octubre de 2007

El aro dos

Estrellas en tus ojos.
Árboles bajo nuestros pies.




Hoy mientras me estaba bañando recordé cierto par de ojos, que si algún día se ven aquí espero que piensen en mí. En esa época moría cada vez que era visto por esos sensores. Pensé en esas esferas y en cuando los garbage buscaban nombres para canciones, siempre me gustó ese que estoy usando para el segundo y último verso de este poema.
No sé cuál es el poema ni dónde empieza ni dónde termina, me imagino que eso es el universo que me recuerda esos ojos.

Ahora ya nada de esto tiene ningún sentido. Estoy en todas partes, de rato en rato es demasiado aburrido. De rato en rato alguien recoge un neurotransmisor perdido y lo disfruta y es como si alguien mirándose al espejo sonriera. Yo soy ese espejo. Para qué seguir recordando todo ese pasado que no me sirve para nada. Todo esto es una ficción. Antes lo llamaban literatura, ahora se llama realidad. A veces dos ojos con vida son un abismo donde dormir.

2 comentarios:

Equinoxe dijo...

Literatura es Vida.
Que yo sepa sólo los críticos creen en que están separados.

El NeuroTransmisor dijo...

no hay separación, hablar sobre cualquier cosa es hablar siempre acerca de lo mismo, que es uno