martes, 15 de enero de 2008

Lo que pasó por mi mente cuando ella me preguntó ¿cómo estás?

El jugador sabía cuál sería el color ganador.
No necesitaba el dinero para apostar.
La palabra ha dejado de significar.
La cosa se movía, tenía unas piernas que giraban y un montón de hojas
A los costados habían trompas de donde salía agua con forma de elefante.

Y en la puerta esperaba Dalí la salida de sus compañeros.
El reencuentro con aquellos que tenían que ir a la casa de putas
para poder explotar hacia el futuro en infinitos
pedazos perdidos entre desperdicios polvorientos
y olvidados como todos esos instantes que

Aquí estoy, aquí estoy, le dijo al que estaba a su derecha.
El otro no entendió, pensó que estaba loco. Quién iba a decir esas cosas,
al fin y al cabo nadie es hijo de Dios
y los demás no sabemos de dónde hemos salido ni para qué estamos ni a dónde vamos.

A la casa de putas, a la casa de putas, a
la
casa
de
las
putas. Para evitar que sigan borrando nuestros recuerdos sin dejar huella.

Yo
tampoco
me río
de la
muerte,
pero a
veces
me da flojera
no encontrar
otra cosa
de qué reírme
cuando veo los noticieros.

Si no has vuelto a encontrar a otro maestro
es porque ya te has quedado ahí.
Ya de nada sirve decirte nada.
Ya de nada sirve enseñarte a hablar.

Marta puso otro vinilo mientras no sabía quién más estaba entre las prendas.
Odio recién entender que era yo que estaba viajando y encontrándome a mí mismo.

Sí, yo también una vez salí de mi cuerpo, había un sonido muy agudo y alto, pensé que me estallaría
el cerebro y que vería mi sangre desparramada en las paredes. Volví a mis ojos para abrirlos y ver qué pasaba.
Del otro lado de la ventana los tipos de negro en su nave me observaban, ¿a dónde vamos a ir hoy? Tú te quedas.
No, otro día más se acerca. Si mueves la tierra en sentido contrario podrías retroceder el tiempo como superman.
Nadie puede hacerlo, pero es posible.

-De eso estaba conversando con el mono la vez pasada.
-Par de quemados. Cómo chucha sabía el moshi ayer que íbamos a estar acá sentados hoy, si se me ocurrió venir a verte
cuando pasaba por acá de casuela.
-Ha estado drogándose metido en su jato todos estos días. Ya no baja.

Ah, también ha estado pensando en cómo desmaterializar su cuerpo para weviar por otros sitios. Ese wevón.
Habían días en los que no había nada que hacer. Ir a la tienda a comprar puchos, llamar a alguien que nunca estaba,
salir con la gente a hacer lo mismo de siempre. ¿Qué te ha pasado?
-No sé tío, pero cada palabra que aparece en mi mente, aparece también en la realidad.
-¿Palabras en la realidad?
-Te lo juro y no sé si es que primero lo pienso
y luego sucede o primero sucede y luego pienso en ello. Pero no quiero nada. Y tal vez sea eso. Hace un culo que no aparece nada que
que me devuelva las ganas de que esto sea distinto. Así andamos todos ¿no?
-Seh la gente no sale de su cama más que para ir a jugar winning. Ociosos de mierda. Pero ya pues si no quieren hacer otra cosa, ya fue.

Los hombres volvían a la semilla y con la llegada de la siembra los espíritus de sus guerreros muertos, volverían al ciclo de la lucha.
Por eso no los recordaban. Morían y eran olvidados, sus cuerpos abandonados como islas entre mares de sangre. Las mujeres llevaban sobre el pecho
una bolsita con maíces, con los que luego darían de comer a su nación errante.

A veces llego a un sitio y encuentro algo que comer, alguien a quien contarle lo que he visto, lo que pienso y a quien escuchar.
Un hombre con solo un polo, sentado en una piedra gimoteaba en Habich. Lejos de él, otros lo miraban. Una señora le regaló un periódico.
Mientras yo pasaba cogió un piedra del tamaño de su puño y chilló como un perro cuando no encuentra la salida de la noche. Pensé que me la
tiraría pero lo miré a los ojos y pude ver que no era eso lo que quería. Sus piernas hinchadas, como el resto de su cuerpo cubierto de tierra
delataban a un hombre que había usado su cuerpo para trabajar durante toda una vida.

Sí, es absurdo pero olvídate. Uff la gente se divierte como mierda con esas wevadas.
Chibolas de 14 que se inician en la vida sexual hartas de sus padres.
En algún momento la mente se dividió en especies. Y hoy se está dividiendo en individuos.
Friends without head que no quieren ser nada.
Así es no hay nadie como tú. Algo de ti hay en todos nosotros. Estás hecho de todos esos otros que has visto hasta ahora.
-Se le blanquean los ojos, siente tanto placer que se le tuercen los ojos como si quisiera ver muy adentro de sí,
como si no quisiera ver nada. Pobre perra.
-¿Tú qué sabes acerca de lo que veo? Tú no sabes nada.
-Sólo sé lo que te gusta, lo que no puedes dejar de consumir día y noche, en lo que te gastas toda.
-¿Y tú? Tú también te estás gastando, ¿no te has dado cuenta?
-Me estoy yendo, tú lo has dicho y de esa forma también estoy reapareciendo, en lugares que no recuerdas.
-Pero ese no eres tú. No eres tú. -Ella comenzó a llorar.
-Tú qué sabes quién soy yo.
-Tú eres lo que en este instante está haciéndose infinitos pedazos de ti mismo dentro de mí queriendo regresar una vez más para poder satisfacerme.
-Y tú eres una esclava de tu propio instinto.
-Nunca vas a ser un Buda.
-Por que tú nunca vas a dejar de ser una perra.

Me imagino que así veía Dalí la cópula de los canes sin dueños mientras sus amiguetes la vaceaban toda con mujeres que alquilaban sus cuerpos por esos años.

Lo que es buenazo es que las wevonas te respondan "eres mi macho" cuando les preguntas quién soy.
Naces porque quieres hacer algo antes de morir.

No, no se acaba nunca. Esto nunca se acaba. Porque así es el amor.

Antes de nacer yo fui tú y recuerdo todo lo que has hecho, todo lo que haces y todo lo que vas a hacer y no te quiero decir nada.
Porque prefiero que pienses que estoy loco antes que arruinármelo todo. Eres tan bonita.

-Naaaa, mal inicio tío, demasiado lynchano y lo de bonita está de más, pones a una rubia con cintura entre las tetas y el culo y ya. Además Dalí tampoco fue el único surrealista. A propósito ¿qué fue de los surrealistas?
-Tirados en sus camas, sin nada que hacer.

Y hoy ¿qué haré?, bostezó mientras abro mis ojos a este nuevo día. Hoy va a ser más de puta madre que ayer. Otras 24 horas más para dormir
en la habitación rosa de Polina Aleksandrovna.

Yo, bien ¿y tú?

2 comentarios:

Luli Jones dijo...

ke bonito leerte cuando no tengo tiempo de leer

El NeuroTransmisor dijo...

ké bonito encontrar un mensaje que no me puedo explicar. I love u luli jones.