jueves, 29 de noviembre de 2007

Fui al Centro Cultural de España




Estaba en exposición El viaje de Simorgh

Así que me quedé pegado un toque y le tomé fotos como quien espera a que comience la conferencia de Tino Pertierra.


Luego comenzó la conferencia
Y detrás de Tino Pertierra y sus acompañantes se veía el público de Arequipa. El escritor español llegó a Lima a dictar un taller de microrrelato en dos días en el C.C. de Esp. Fui al primero y fue entretenido. Al segundo día no pude ir porque se me presentó una eventualidad urgente.
Nos narró un relato que comenzaba con los primeros roces de un misterioso muchacho con la literatura y sus romances. Y terminaba con esos últimos momentos en los que estábamos todos mientras lo oíamos finalizar su cuento presumiblemente autobiográfico, con la atención que se le suele prestar a un testimoniante que con metáforas divertidas y sobrias, alusiones hipertextuales a montones de clásicos y un humor bastante desencantado nos develaba su tránsito y estadía en esta patria que el más grande ficcionador llamó literatura.
Llegada la hora de las preguntas un Sr. Bulnes preguntó acerca de la edad en la Nino comenzó a leer y a escribir, a sentir la pasión por aquello que repetidas veces llamó "La seducción de las palabras", que fue además el nombre de su amena charla. Pero además el Sr. Bulnes dijo algo interesante, que me recordó que escribimos para comunicarnos, para expresar lo que nos pasa, lo que sentimos, lo que pensamos, lo que sucede. Escribimos, más que para apresar nuestros demonios, para echar luces sobre el firmamento nocturno. Me pregunté si todavía se podía tener fe en el hombre y su razón, fe en el aprendizaje a través del diálogo, en el progreso y en alguna utopía humanista. O si, por otro lado, el cinismo, el nihilismo y embrutecimiento de las masas ya había acabado con cualquier expectativa posible de ser depositada en los seres humanos.

Yo no sé por qué nosotros los brutos, los bestias, seres humanos hablamos tanto cuando ya no hay nada que decir. Cuando lo único que nos queda por escribir son solo las variadas formas como estamos perdiendo el tiempo antes de pasar al siguiente nivel posthumano.
Bestias inmortales, algún día pasarán por estas líneas y sabrán que acá había un humano con todos sus vicios y defectos, que sólo quería volar calato sobre el océano. ¿El hombre sigue siendo algo que debe ser trascendido?
Creo que el superhombre es una mujer que nos va a matar a todos, así como mató a Bill.

3 comentarios:

JB dijo...

Claro, Manitoba ahora es Caribou, el mismo proyecto de Dan Snaith.
De Four Tet no escuche nada, solo nombrados.

Algo nuevo de IDM mezclado con psicodelia es Black Moth Super Rainbow, no se si te interesa, me gustaron mucho...

Saludos, gracias por pasar por el blog.!

V de V dijo...

Cagarte.
Es hora de cagar Arte.
De cagarnos en el Arte de la Realidad. De cagarnos en la Realidad.

A lo largo de todo el espectro cibernético..... dijo...

...me quedé en el nombre...a Tino Pertierra lo visitaba hasta hace poco,cosa que dejé de hacer por falta de tiempo...en su blog cuenta historias cotidianas...micro-cuentos y situaciones...
Y leí lo del taller, algo tan conocido de él como lo de regalar libros...